Lo mejor de la vida siempre se comparte
Reservas (+34) 957 107 859

Tapas

HISTORIA DE LA TAPA
La tapa, su historia se remonta a la antiguedad, existen varias versiones de cómo surgió la idea de la tapa, una de las más extendidas cuenta que estando Alfonso XII en Jerez, paró con su sequito a tomar un vino cuando se levantó viento. Rápidamente el mesonero corrió a tapar los vasos con una rebanada de pan para que nada entrara en el vaso del rey.
A Alfonso XII le gustó el detalle y aunque el viento dejó de soplar, pidió otro vaso de vino con otra rebanada de pan.
Variantes de la leyenda cuentan que esto sucedió en Cádiz y el mesonero les puso una loncha de queso en la boca del vaso para que no entraran moscas en el vino dulce.

Fuera como fuese, la tapa es un icono de la cultura española intimamente ligada a Andalucía, es algo que no puede faltar en una reunión de amigos, siempre acompañada con un buen vino de la zona.

 

 
la tapa en andaluciaLA TAPA EN ANDALUCÍA
No se puede hablar de La Tapa sin hacer referencia a Andalucía, que, además de ser el lugar de “invención” según las leyendas, tiene arraigada este arte del tapeo que forma parte fundamental e indivisible de su cultura gastronómica y lúdica.

En Andalucía La Tapa es más que un aperitivo que se sirve con el vino o la cerveza a medio día, es parte del carácter de los andaluces. Para la gente de la tierra, “salir de tapas” o tapear, no es solamente comer fuera de casa, es pasar tiempo junto a familiares y amigos comentando, poniéndose al día y compartiendo, tanto las experiencias como la comida y la bebida.

Las tapas al medio… que nadie se quede sin probarlo todo, y sobre esas tapas y esos vinos se comenta. La Tapa y las tabernas son las redes sociales más antiguas y extendidas, el Facebook de los Andaluces.

 

historia de la tapa

LAS TAPAS EN BODEGAS MEZQUITA
En el año 2004 Bodegas Mezquita comienza su andadura como Taberna cordobesa, en aquellos años de pujanza económica estaba de moda la nueva cocina.  En estos años, la tradición de la tapa estaba casi perdida, el público se decantaba por pedir una media ración si se juntaban varios a charlar.
La Tapa siempre ha sido tradición en Córdoba, una parte de nuestra cultura que no podía perderse, de modo que Bodegas Mezquita apuesta por la Tapa como formato estrella de su carta.

En muchos puntos de Andalucía, la Tapa la regalan con la consumición, pero en Bodegas Mezquita, entendemos que una Tapa regalada, solo pueden ser recetas de muy escasa o ninguna elaboración. Nosotros apostamos desde el principio por cobrarla, eso si, a precio muy económico, pero a cambio de este pequeño precio, el cliente recibiría un plato con tanta elaboración como cualquier otro, pero en pequeño formato.

Este concepto, da la posibilidad al cliente de Bodegas Mezquita de poder degustar muchos más platos en la misma visita y por el mismo precio. Confiamos tanto en nuestra cocina y en la calidad de lo que hacemos, que queremos que el cliente pruebe cuantos más platos mejor en una misma comida, ninguno le defraudará.

Cuando un grupo de personas “se va de tapas”, a lo que va es a pasar un buen rato, a charlar y divertirse mientras “pican” de los platos que tienen en la mesa. Cada uno pide lo que le apetece, y lo comparte, igual que comparte su tiempo y su conversación con los demás.

Nuestro objetivo es que los clientes que acuden a Bodegas Mezquita disfruten de un ambiente agradable, relajado y distendido, vengan de Tapas o no. Tenemos un lema: Somos Vendedores de Felicidades.

 

la tapa en andaluciaLA TAPA “NOVIA DE NUESTROS VINOS”

El diccionario de la Real Academia Española, en su decimonovena edición, correspondiente a 1970, al definir la tapa en el sentido que hoy nos ocupa, dice lo siguiente: “ruedas de embutido o lonchas colocadas sobre las cañas y chatos de vino”.

Hoy se da este nombre a aquellas porciones de algunos manjares que se sirven a parte de la bebida.

Según el maestro de escritores gastronómicos Nestor Luján, esta definición le parecía correcta, pero que luego el diccionario la estropeaba al enmendarla en el espacio dedicado al suplemento, por que modificaba, en parte, su opinión anterior sobre la tapa diciendo: “Hoy se da este nombre a pequeñas porciones de manjares que se sirven como acompañamiento de una bebida alcohólica”.

Esta definición fue rechazada por el escritor de la siguiente manera: ” Esta limitación a una bebida alcohólica me parece temeraria, si alguien quiere picar una tapa con un bitter sin alcohol o bien con agua tónica o simplemente con una cocacola, la tapa sigue siendo tapa. O sea, que la definición buena es la primera, y la errónea es la enmienda”

INCISO GASTRONÓMICO. 

Existe un curioso libro de José Antonio Garmendía, cuyo título modificado del famoso “Decamerón” de Bocaccio ya es anuncio de espontáneas recreaciones.

Se llama “El Gastrtonomerón Andaluz” que es una sucesión de sucedidos, ni más, ni menos; y quizás no el menos importante sea el que constituye la dedicatoria, que dice así: A José Antonio Garmendía, con toda mi admiración. Firmado: José Antonio Garmendía.

El librito de 130 páginas, realiza su jocoso preámbulo de humor y cazuelas, después describe hechos presenciados personalmente por el propio autor.

Para aliviar el trámite oratorio y dar muestra del estilo en que la obra está escrita, valgan estas referencias del capítulo “Tapas en Hipérbaton”

A la memoria de Miguel Salcedo Hierro, autor de la primera parte de estos textos.