Crema de Pedro Ximénez (Arrope) 100 ml.

3,85

El arrope fue una de las primeras golosinas que se elaboraron en nuestra tradición gastronómica.

Tiene la consistencia de un jarabe y se obtiene mediante la deshidratación del mosto, gracias a un proceso de cocción a fuego lento, hasta llegar a la caramelización de sus azúcares.

Categoría:

Descripción

En algunos casos es común añadirle frutas dulces a dicha cocción, como el melocotón, el melón o el membrillo, e incluso frutos secos o hierbas aromáticas. No lleva ningún otro producto colorante ni conservante, por lo que se trata de un producto completamente natural, además de buenísimo.

Antiguamente servía como sustituto de la miel o la caña de azúcar, cuando estas escaseaban, ya que el arrope permite endulzar los platos. En definitiva, era una forma de cocinar dulce sin utilizar azúcar.

Esta golosina se guarda como cualquier conserva. Gracias a su alto contenido en azúcar se mantiene dos o tres meses en buen estado, a temperatura ambiente. Si se guarda en el frigorífico, puede durar hasta un año.

El arrope tiene muchas y suculentas finalidades, para infinidad de preparaciones:

Es típico endulzar las gachas, creps o galletas con este manjar.

También sirve para condimentar frutas, ensaladas o verduras. Por ejemplo, es idóneo sobre unas berenjenas fritas. Es un condimento genial para asados de carnes, mezclando el arrope con el propio jugo del asado.

Se puede utilizar incluso sobre un helado, a modo de sirope.

En definitiva al tener multitud de aplicaciones, tanto dulces como saladas, aportará un extraordinario toque de exotismo a tus mejores platos.

Abrir chat