Aprovechando el estreno del espectáculo “Saborea el Flamenco” en Bodegas Mezquita hemos querido resumir brevemente cuales son las características de este arte que mueve tantas pasiones como es el Flamenco:

Reconocido actualmente como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, el flamenco, indudablemente, es uno de los estandartes por los que se nos conoce mundialmente a los andaluces, atribuyéndose como símbolo significativo de la cultura española en general. El flamenco no entiende de edades, razas o culturas, es una música embriagadora de la que dicen “toca el alma”, y por ello gente de todos los lugares del mundo vienen a nuestro país a conocer más acerca de este arte, claro ejemplo de ello es que los japoneses se han puesto a la cabeza con un mayor número de escuelas de flamenco que en la propia España. Y es que, el flamenco es una música como pocas, de las que se aprecia con todos los sentidos; el flamenco es melodía de guitarra española, toque de palmas, taconeo, trajes de lunares y quejíos en el cante jondo.

Pese a que no existe una base científica fiable acerca de sus orígenes, se estima que el flamenco como tal se origina en el siglo XVIII en los pueblos y ciudades de la Baja Andalucía. Algunas teorías defienden que proviene de antiguos cantos moriscos, pero es difícil determinar específicamente esto, ya que la mezcla de culturas árabe, judía, romana, oriunda, castellana… que se dio en Andalucía desde el medievo hasta la Edad Contemporánea, apuntan a que fue fruto precisamente de esto, del mestizaje cultural en nuestra tierra.

Tanta es la importancia de esta música tan nuestra, que se hace ciencia en lo que se denomina hoy día flamencología, la ciencia que estudia, investiga y promueve este arte.Entre las muchas ramas, denominadas palos, en los que se divide el flamenco, destacamos las siguientes:

Alegrías: de carácter festivo, es un palo que invita al baile. Se cree que proviene de la jota navarro-aragonesa, es por esto que las letras más antiguas hacen referencia a las tierras de Navarra, al Ebro y a la Virgen del Pilar.

Bulería: siendo uno de los palos más complejos, la bulería es un cante que se presta al jaleo y al bullicio, con su ritmo rápido y el redoblado del compás. Se trata del palo más típico Jerez de la frontera, y con el que se suelen finalizar las juergas flamencas.

Rumba flamenca: un estilo de danza originario de África se transportó a Cuba mediante la trata de esclavos. La rumba flamenca proviene de la danza de la rumba cubana, relacionada también con la guaracha. Se hizo muy popular en España entre los años 70 y 80.

Saeta: pertenece al grupo de cantos libres, sin acompañamiento de guitarra. Requiere un conocimiento profundo del cante jondo andaluz, y por lo general va dedicado a imágenes de Semana Santa, ya que es de carácter religioso y comúnmente improvisado.

Sevillanas: es el baile en pareja más popular de nuestras ferias y romerías, al compás del 3 x 4 las sevillanas llegaron a la feria de Sevilla con este nombre el mismo año de su fundación. Para encontrar su origen, nos remontamos a las seguidillas castellanas antecedentes a los Reyes Católicos, pero no fue hasta el siglo XVIII cuando se le introdujo el popular baile.

Soleá: es el palo que favorece más la expresión corporal de la bailaora que lo interpreta, alternando movimientos muy femeninos de los brazos y las caderas, con un taconeo seco en la ejecución. Las letras suelen evocar a sentimientos de soledad y desamor.
En Bodegas Mezquita hemos creado un espectáculo flamenco aprovechando tres de las características que hacen de Córdoba un lugar inolvidable: el flamenco, la gastronomía cordobesa y la Mezquita.
El resultado es que en nuestra Taberna de Bodegas Mezquita Corregidor, que se sitúa a los pies de la Mezquita, hemos combinado nuestra maravillosa gastronomía cordobesa  con un espectáculo interactivo en el que los asistentes pueden participar activamente, a la vez que degustan una tapa de nuestro plato más internacional, el salmorejo cordobés, acompañado de una copita de un vino Montilla-Moriles. Un plan de lujo, encabezado por el premio nacional de guitarra Alberto Lucena que, junto con una bailaora y un cantaor, repasan los diferentes palos del flamenco para deleite de los asistentes. Sencillamente genial.