¿Eres de los que a veces necesita pegarse una escapada para desconectar del trabajo? Te mereces unas mini vacaciones, sentir que estás fuera de tu entorno habitual, pasear por calles con encanto y disfrutar de una buena gastronomía. Estás de enhorabuena. En esta nueva entrada vamos a contarte por qué visitar una ciudad como Córdoba es lo que necesitas para desconectar de tu rutina diaria.

¿Quieres disfrutar de un fin de semana en Córdoba? Una ciudad milenaria, apasionante y profunda en la que, durante siglos, convivieron Judíos, Cristianos y Musulmanes. Esto la hace una ciudad digna de perderse en ella, por sus callejas llenas de flores, por su judería y por supuesto, su excelente gastronomía, que enamora a todos. Además posee es una belleza difícil de explicar, y es que esta ciudad ¡Hay que vivirla!

¡Dos días dan para mucho! Desde Bodegas Mezquita queremos proponerte un plan. Sigue nuestras indicaciones y te aseguramos que con esta ruta no vas a perderte un solo detalle. ¡Disfruta de un fin de semana en Córdoba!

Toma papel y lápiz porque vamos a comenzar :

Nuestro primer consejo: Entrar por el puente Romano. Una entrada triunfal en toda regla para dar comienzo a nuestra aventura cordobesa. Lo primero que encontrarás es la Torre de la Calahorra donde el acceso está habilitado para poder subir a la torre y disfrutar de sus increíbles vistas.

Visitar la Mezquita: Patrimonio de la humanidad. Una catedral dentro de la Mezquita donde la mezcla de ambas religiones es alucinante. En el patio de los naranjos encontrarás una zona reconfortante y tranquila donde poder descansar a la sombra. Una vez que ya están nuestras pilas cargadas podemos subir a la Torre Campanario. Debido a su altura, disfrutaréis de una inigualable visión panorámica de toda la ciudad. Recomendable 100%.

Córdoba – Mezquita / Patio de los Naranjos

Justo en frente de este maravilloso Monumento, podemos hacer un pequeño inciso para curiosear  los productos más típicos de la Tierra.  En nuestra Tienda Gourmet Bodegas Mezquita  te invitamos a una refrescante degustación de nuestros vinos Montilla-Moriles y de unos de nuestros tesoros más preciados, el “Oro Líquido”. Un exquisito Aceite de Oliva Virgen Extra que no te dejará indiferente. Y es que siempre viene bien antes de seguir con nuestra ruta, ¿verdad?.

Aprovechando este paso y después de dicha invitación, algo de lo que estamos seguros es de que abrirá tu apetito. Parada más que obligatoria si deseas deleitar tu paladar con la gastronomía de la Tierra. Puedes visitarnos en nuestro Restaurante Bodegas Mezquita Céspedes, Una variedad de platos orientados al más puro estilo cordobés te esperan, continúa leyendo y nos descubrirás. ¿Te lo vas a perder?

Algo de lo que no debemos olvidarnos de visitar son las calles más míticas de la Judería.

Hay dos de ellas que no debes perderte:

La calle del Pañuelo, una calle sin salida de la cual se podría adivinar con facilidad el origen de su nombre, ¿verdad? Ya que su anchura corresponde a un pañuelo extendido en diagonal.

Otra de nuestras calles favoritas es la Calleja de las Flores. Un precioso camino estrecho que desemboca en una pequeña plaza llena de flores idílica para tomar fotos ya que a espaldas de esta calleja asoma La torre campanario de la Mezquita. Sin duda,  un lugar único.

Todos los puntos a visitar se encuentran dentro del barrio de la Judería, zona del Centro Histórico de Córdoba, uno de los cascos antiguos más grandes de Europa declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Resultará muy cómodo seguir esta ruta debido a la cercanía de un punto a otro ya que apenas se aprecia una notoria distancia.

Aconsejamos continuar por el Zoco Municipal, una de las partes más significativas donde se desarrolla el comercio, momento ideal para tomar un respiro y contemplar la variada y típica artesanía cordobesa.

Junto al Zoco tenemos la Sinagoga. Un templo Judío construido al estilo Mudéjar. Es la única sinagoga existente en Andalucía y una de las únicas tres que se conservan en España de esa época,  siendo el segundo monumento más visitado de Córdoba.

Saliendo del barrio de la Judería cambiamos de plano.

Plaza de las Tendillas: donde se encuentra el punto de turismo e información de la Ciudad. Plaza muy apreciada por los cordobeses ya que en el centro de esta plaza se encuentra la estatua del Gran Capitán y también conocida por su reloj flamenco. Sí, como habéis oído. La peculiaridad de este reloj es que es el único en el mundo que en lugar de dar campanadas, toca los cuartos y las horas por soleá. Sello de identidad ya que Córdoba es una ciudad que en sus raíces lleva el Flamenco y no podía ser de otra forma.

Bajando esta plaza nos encontramos con el Ayuntamiento de Córdoba. Junto a este, se encuentra situado el Templo Romano de Claudio Marcelo, dedicado al culto imperial. Asombra por sus grandes dimensiones. Es el templo más importante que tuvo la ciudad.

A tan sólo 1 minuto del Templo Romano tenemos la famosa Plaza de la Corredera. Unos de los lugares más emblemáticos de Córdoba. Única plaza mayor cuadrangular de Andalucía. Tiene su entrada y salida a través de los llamados Arco Alto y Arco Bajo.

El espacio ocupado por la plaza ha sido profundamente remodelado con el paso del tiempo. Esta plaza ha sido utilizada con diferentes fines, principalmente festivos, tales como las corridas de Toros de las cuales deriva el actual nombre de la plaza.

Perdiéndonos por las callejuelas paralelas de la Corredera nos orientamos hacia la Plaza del Potro, a orillas del Río Guadalquivir, una de las plazas más bellas de Córdoba. En el centro de ésta, se encuentra una fuente renacentista coronada por la escultura de un potrillo levantado. En esta plaza se encuentran el Museo Julio Romero de Torres y el Museo de Bellas Artes, dos de los museos más importantes de la Ciudad.

Podemos seguir a orillas del Río Guadalquivir dando un apacible paseo por la Ribera hasta toparnos con Bodegas Mezquita Cruz del Rastro. ¡No puedes irte de córdoba sin probar unos de los dulces más típicos!. El Pastel Cordobés. Una deliciosa masa de hojaldre rellena de cabello de ángel que, maridado con un frío Pedro Ximénez desemboca en tu paladar una combinación perfecta para endulzar tu tarde. Aunque si no eres mucho de cabello de ángel, disponemos de una amplia variedad de dulces típicos 100% cordobeses.

Después de coger fuerzas con una buena merienda, nos dirigimos hacia el Alcázar de los Reyes Cristianos con especial recomendación del espectáculo de luces y agua. Tiene lugar a las 20:30h. Vive un atardecer mágico en unos de los jardines con más historia.

La historia además de hallarlas en monumentos, calles, plazas, también la encontramos en la gastronomía.

Finalizando el día no puede faltar una de las recomendaciones más importantes que todos esperamos. La de algún sitio para tapear en Córdoba.

Y es que junto a la orilla del Guadalquivir, o en el corazón de la Judería, descubrirás una taberna perfecta para maridar gastronomía con historia. Y eso es lo que nos gusta de verdad. Las tabernas de toda la vida donde el vino y la comida, te sabe mejor. Ese lugar que te hace sentir como en casa, y donde comienzan las mejores historias.

En Bodegas Mezquita Corregidor Luis de la Cerda estamos deseando conocerte y te invitamos a compartas tu experiencia con nosotros.

Podrás encontrarnos en  https://www.bodegasmezquita.com/

Es el secreto para tener un fin de semana de ensueño.