Córdoba y su milenario legado histórico han influido de manera notable en su cultura, arte y tradiciones gastronómicas. La cocina cordobesa es tan exquisita, que de toda Andalucía se considera a Córdoba como la capital gastronómica ya que lleva la famosa dieta mediterránea a su máxima expresión. Es muy rica en nutrientes, sabor y aromas.

El ingrediente principal de casi todos sus platos es el aceite de oliva Virgen Extra, que es conocido a nivel mundial por su calidad, pero no podemos olvidarnos de sus generosos. Los vinos montillanos son vinos con un carácter muy marcado gracias a su sofisticado sistema de elaboración y de crianza, pero sobre todo gracias al “terroir” propio de Montilla, de Moriles y alrededores.

Es por ello, por lo que sentarse a comer en Bodegas Mezquita se convierte en un auténtico placer para los sentidos. En este post, vamos a hablar sobre comida –como casi siempre solemos hacer- pero eso no será todo. Analizaremos varios platos que ofrecemos en Bodegas Mezquita, principalmente su sabor, aroma y maridaje más idóneo. Si, hablaremos sobre los cinco sabores básicos, el amargo, el salado, ácido, el dulce y el umami, pero sobre todo, de cómo nos hacen sentir algunos de nuestros platos si los armonizamos con ciertos vinos de la Denominación de Origen Montilla-Moriles.

Allá vamos…

 

Salmorejo cordobés, emulsionado con aceite de oliva, jamón ibérico y huevo armonizado con Fino BM.

El salmorejo es un plato básico de la cocina cordobesa elaborado a base de tomates, pan, ajo, aceite de oliva y sal. Para ningún cordobés es un secreto que este entrante casa perfectamente con el huevo duro y los taquitos de jamón ibérico. Nuestro  Fino de Bodegas Mezquita es ideal para acompañar platos refrescantes, aportándole salinidad a esta sopa fría de elevada acidez. Dicha combinación es ideal para los calurosos días de primavera y verano, ya que son una fuente incesante de nutrientes y antioxidantes.

 

Selección de quesos cordobeses con mermelada de mandarina armonizados con Amontillado de Bodegas Delgado.

Como todos sabemos, la provincia de Córdoba es muy rica en productos de calidad, y con respecto a los quesos, Zuheros es un pueblo situado en la sierra de la Subbética donde podemos encontrar quesos de una gran calidad, especializados en el de oveja, cabra y mezcla de estos dos.  A la hora de degustar una tabla es importante buscar el equilibrio de un vino que armonice de una manera general con la mayoría de los quesos y eso va en función también de los gustos personales. El amontillado “ Amón” de Bodegas Delgado es el vino perfecto para potenciar el sabor de nuestra tabla, aportando la mermelada de mandarina un toque afrutado y goloso a la salinidad y sequedad de este maravilloso amontillado de 40 años.

 

Tajín de pollo andalusí, cuscús de verduras y frutos secos armonizados con Tinto BM.

La tradición culinaria cordobesa es una fusión de todas las culturas que por aquí han pasado, judíos, árabes y cristianos, por no hablar de las aportaciones de época romana. Este delicioso tajín de pollo con verduras y frutos secos son un ejemplo perfecto de esa mezcla culinaria que nos aportaron las distintas civilizaciones. Nuestro tinto BM de uva Syrah va genial con carnes blancas como el pollo y ayuda además a potenciar  el sabor a especias de la carne y de las verduras.

 

Rabo de toro a la cordobesa, guisado a fuego lento con verduras y vino de la tierra armonizado con Oloroso Piedra Luenga de Bodegas Robles.

El rabo de toro es uno de los platos más típicos de la cocina cordobesa y el oloroso Ecológico de Bodegas Robles, es un vino de enorme complejidad aromática. Su fuerte personalidad lo sitúa a la altura de platos con mucho carácter ante los que despliega todo su potencial. El oloroso combina perfectamente con guisos de carne o estofados; especialmente con carnes gelatinosas como el rabo de toro o la carrillada. En definitiva, un plato y un vino llenos de personalidad y muy sabrosos, con mucho Umami.

 

Naranja a la antigua con aceite de oliva, azúcar y canela armonizado con Pedro Ximénez BM.

Qué mejor manera de terminar este delicioso menú que con uno de nuestros fuertes. El Pedro Ximénez de la DO Montilla-Moriles, es un vino dulce de licor elaborado a base de uvas pasificadas bajo el sol, reconocido a nivel mundial como uno de los mejores vinos dulces que existen. Este generoso va genial con los cítricos como la naranja. En este postre predominaran la acidez y el dulzor por encima de los demás aunque el amargor que proporciona nuestro fantástico Aceite de Oliva BM le dará un toque de complejidad a todo el postre.

 

Como véis, en Bodegas Mezquita nos gusta ofrecer a nuestros clientes el mejor servicio y la mejor cocina tradicional, pero sobre todo nos gusta que quien venga  a visitarnos disfrute de una experiencia distinta de la que nunca se puedan olvidar, estamos seguros de que estos platos combinados con estos vinos nos os dejarán indiferentes.