Los naranjos: flor y fruto en la gastronomía

Su coraza verde, piel naranja y adornos blancos. Los naranjos perfuman nuestras calles, nos acompañan en los desayunos y nos proporcionan eterno verdor de belleza perene.

¿Hay algo más andaluz que los naranjos que adornan sus calles? Y, qué me decís del famoso Patio de los Naranjos de La Mezquita-Catedral de Córdoba.

Quién diría que estos árboles cítricos son de origen asiático, y que los romanos expandieron su cultivo por África. Y de ahí, fueron introducidos en España como árbol ornamental.

Este uso se debe a que en invierno adornan con el color naranja de su fruto;  su flor, el azahar, con su dulce aroma anuncia la llegada de la primavera. Y durante el resto del año, nos regala su verdor.

Aunque su fin principal es decorativo, este árbol tiene otros usos en la cocina andaluza.

Flor de Azahar

Su flor: el azahar

El Azahar, se utiliza para hacer licores. Destilada con vapor de agua se obtiene el “agua de azahar”, con un sabor fresco, aromático y un poco amargo.

Se utiliza habitualmente para elaborar el Roscón de Reyes, aunque está presente en otros productos de repostería como las magdalenas.

Por su capacidad de ayudar a conciliar el sueño, se utiliza en algunos tés, combinada con otras infusiones.

Usado, además, como base en algunos productos de cosmética, como los tónicos faciales, y en perfumes.

Mermelada de Naranja Amarga de la Molienda Verde

Su fruto: la naranja amarga

A diferencia de los naranjos cultivados de naranjas dulces, estos tienen un fruto demasiado amargo para ser consumido en zumo.

Por ello, se aprovecha para hacer mermelada de naranja amarga. Popular en desayunos y postres de Reino Unido y otros países de Europa.

La naranja, se recoge a principios de cada año, cuando esta se encuentra en su punto máximo de maduración.

Y para elaborarla se cuece la naranja en agua, azúcar y goma de guar (legumbre de origen asiático usada para espesar la mezcla).

Algunas naranjas recolectadas en Córdoba, tras su incineración, son utilizadas como fertilizante en los campos, .

 

Como habéis comprobado, el naranjo es nuestra seña de identidad, y está en algunos de los puntos más reconocidos de nuestras ciudades andaluzas. Pero este árbol transgrede su uso meramente estético, para terminar en los platos de nuestros desayunos o postres.

Si aún no has probado esta mermelada y tienes ganas de conocer su sabor, te invitamos a probarla.

Bodegas Mezquita con los mejores productos cordobeses.