Palacio de Viana: patios, historia de importancia para Córdoba.

Palacio de Viana es reflejo de la historia, la cultura, la tradición cordobesa donde observamos la evolución de la vivienda de la nobleza.

De casas individuales de carácter medieval, a palacio renacentista rodeado de patios.

Esta casa-museo, monumento histórico artístico y jardín histórico, tiene un alto valor histórico para Córdoba en el que se puede desconectar de la ciudad y conectar con la historia y la tradición.

Resultado de la adquisición de propiedades aledañas. Actualmente conforman un palacio comunicado por patios de distintos estilos y elementos decorativos.

Reclamado por los cordobeses tras su intento de venta por los marqueses de Viana a principios del siglo XX.

Este palacio perteneció a  familias nobiliarias de Córdoba, como los Gómez Fernández de Córdoba, los Torres Cabrera y los Saveedra.

Denotación de poder en sus aspectos decorativos

Estas familias, reflejaron su poder en patios como el de las Rejas de Don Gome de estilo renacentista. Enmarcado por 3 ventanales cerrados por rejas que es visible desde el exterior.

Con patios interiores, como el de los naranjos, que refleja la herencia árabe. De estructura cerrada y con el agua y las plantas cítricas como elementos principales.

Por otro lado, el patio “de los gatos” es reflejo de las casas vecinal que se alquilaban a personas provenientes de pueblos de la provincia.

Patio donde sus paredes están adornabas con flores como los geranios y las gitanillas y que presenta una arquitectura cerrada.

Al colorido conformado por las distintas especies florares, se le añaden las piezas históricas de distintos estilos y siglos. Conformando un Palacio de importancia estética tanto en su interior, como exterior.

En el interior, podemos se puede disfrutar de un recorrido histórico a través de sus distintas piezas, comenzando por el mosaico romano del siglo IV. Continuando por los cordobanes y guadamecíes de los siglos XV al XVIII, tapices flamencos del siglo XVI, y terminando con armarios de estilo barroco-rococó y muebles franceses del siglo XVIII.

Es reflejo de la importancia de las generaciones de propietarios, señores y, posteriormente, marqueses de Villaseca y de Viana.

En Viana se puede “oler, ver y sentir lo vivo”, es una experiencia que no te querrás perder.

Bodegas Mezquita, apoyando la tradición y cultura cordobesa.