Todos conocemos a Córdoba por la gran cantidad de monumentos que recogen sus calles. Historia a cada paso que recorres. Cualquier esquina merecería ser explicada por un guía ya que donde hoy ves edificios, en la edad media pudo recoger un lugar emblemático. Sin embargo, en muchas ocasiones, olvidamos visitar calles que son una delicia para pasear o incluso para contemplar la belleza arquitectónica que utilizaban en épocas pasadas.

Hoy, a través de este post, queremos ir más allá de una guía típica en la que se habla de la Mezquita, El Alcázar o Medina Azahara. Haremos un recorrido por las seis calles que debes ver en Córdoba. Muchas de ellas con más de mil años de historia y con un sinfín de leyendas en cada uno de sus rincones.

Calleja de las flores

A escaso metros de la Mezquita-Catedral, la Calleja de las flores se ha convertido en uno de los lugares más visitados por los turistas que llegan hasta nuestra ciudad. Esta pequeña calleja, reformada por el arquitecto Víctor Escribano Ucelay en los años 50, permite vivir una primavera constante. Aquí, no existen las estaciones. Esta calle de no más de sesenta metros de largo desemboca en una plaza donde la naturaleza toma protagonismo. La ya conocida casa nº2 viste la calle de flores creando un aroma único. Si toda esta combinación no fuera suficiente para visitarla, sólo basta con darte la vuelta al llegar a la pequeña plaza donde desemboca. La torre de la Mezquita-Catedral será el fondo de la Calleja de las flores.

Cuesta del Bailio

Esta calle céntrica con la Calle Alfaros y la Calle Carbonell y Morand como desembocaduras se convirtió en una de las principales comunicaciones ya que atravesaba la muralla que dividía Córdoba en la parte alta y baja. Hasta 1711 existía en este lugar el Arco del Portillo , que fue destruido para ensanchar la cuesta hasta como la conocemos hoy en día.  

Sus 31 escalones recogen historia y encanto a partes iguales. Subiendo desde la calle Alfaros comenzarás este recorrido llegando hasta la parte derecha, donde el huerto de capuchinos derrama una gran cantidad de buganvillas. La belleza se apodera de la calle para dejar paso a la historia unos escalones más arriba.  Al final de la cuesta encontrarás una bifurcación donde una fuente, con un sinfín de leyendas a sus espaldas, separa la cuesta en dos escalinatas. Ambas desembocan en La Casa del Bailio, palacio con las características arquitectónicas del siglo XVI.

Esta cuesta debe su nombre a uno de los guerreros más fieles del rey perteneciente a la Orden de San Juan. Su valentía y su maestría le valieron para que tanto la cuesta como la casa llevaran su nombre, Bailio.

Paseo de la Ribera

Desde la Cruz de Rastro hasta la Calle Ronda de Los Mártires. Esta calle se ha convertido en el alivio de los cordobeses ante las altas temperaturas. Desde 1851 recibe el nombre de la Ribera, dejando atrás el Paseo de los Curtidores debido a la gran cantidad de vecinos que se dedicaban a este oficio. En la actualidad se ha convertido en una de las calles principales de Córdoba. Es uno de los enlaces que tiene el centro con la feria por lo que los días de mayo es una de las calles más concurridas de la ciudad. Además, es un punto donde muchos restaurantes ofrecen la gastronomía típica de nuestra ciudad.  

Te recomendamos visitar nuestro restaurante Bodegas Mezquita Cruz del Rastro, situado al comienzo de esta calle. Podrás disfrutar de la esencia de la gastronomía cordobesa alternando tapas con platos principales. Esperamos tu visita.

Calle Claudio Marcelo

A pesar de su relativa juventud, ya que data del siglo XIX, se trata de una de las calles con más historia de la ciudad. Fue construida en honor al cónsul romano y con el propósito de la creación de una calle comercial que uniera la Plaza de las Tendillas con la zona de la Corredera. Desde sus comienzos esta calle se ha caracterizado por su carácter comercial, sin embargo, con el paso de los años la despoblación del centro de la ciudad ha hecho que pierda la fuerza que tuvo en sus comienzos.

Cabe destacar el Templo Romano situado en esta calle. El comienzo de su construcción se llevo a cabo durante la época de Claudio y finalizó en el reinado del emperador Domiciano. Muchos estudios han confirmado que su construcción se debe al culto imperial a los emperadores divinos.

Por todos estos motivos, Claudio Marcelo se ha convertido en una de las calles que debes ver en Córdoba.

Calle Céspedes

Se trata de uno de los enclaves principales de unión de la parte alta del centro histórico con la Mezquita-Catedral. Además, recoge la cultura cordobesa a partes iguales. Antiguamente era conocida como la calle del Baño. Era el lugar donde se encontraban los antiguos baños árabes. Hoy en día, encontramos uno de los patios más conocidos de nuestra ciudad. Un patio familiar lleno de encanto donde todas las épocas del año se respira primavera y aroma a flor. A este triangulo de cultura cordobesa donde reinaban los patios y los baños árabes le faltaba la gastronomía de nuestra ciudad.

Desde el año 2004 Bodegas Mezquita se convirtió en el vértice que le faltaba a esta calle para convertirse en una de las más transitadas de la ciudad. Nuestro restaurante tiene la suerte de situarse en un lugar único por lo que cada día trabajamos para ofreceros la esencia de nuestra gastronomía.

Calle del Pañuelo

Este lugar no podía faltar en nuestra lista ya que lo consideramos uno de los más emblemáticos de la ciudad a pesar de que en muchas ocasiones pasa desapercibido. Considerada por muchas personas como la calle más estrecha por la que han pasado. Y es que la calle del pañuelo, con no más de un metro de ancho, debe su nombre a la medida de un pañuelo masculino. Estirándolo mide lo mismo que el ancho calle.

Esta calleja desemboca en una diminuta plazuela con una fuente compuesta de cerámica, donde el aroma a azahar unido al goteo hace que sea una de las calles que debes ver en Córdoba.

Hoy, hemos querido hacer una recopilación de las seis calles que debes ver en Córdoba. Nos sentimos orgullosos de cada uno de los lugares de nuestra ciudad. Como habéis podido comprobar a través de este post, dos de nuestros restaurantes están en estas calles (BM Céspedes y Cruz del Rastro), los otros dos se encuentra a escasos metros (BM Corregidor y BM Paseo Ribera). No sólo queremos que disfrutéis de nuestra oferta gastronómica, sino que lo hagáis rodeados de un ambiente excepcional.