Comenzamos el año con una gran celebración, esta vez, con una visión crítica y de sátira política y social acompañados de una dosis de buen humor, exacto, hablamos de “El Carnaval”.

cartel_carnaval_cordoba_2017-453x640

Se podría decir que febrero es, desde hace 600 años, el mes del humor y de la alegría. Lo que se ve reflejado tanto en los disfraces que exageran personajes cotidianos, como en las letras de canciones.

Estas se acompañan de instrumentos musicales tan básicos como la guitarra o tambores y bombos. Junto con otros menos tradicionales como pitos, güiros y laudes.

Esta gala del humor tiene 2 partes: el concurso donde agrupaciones oficiales se disputan para ganar con sus composiciones musicales. Y la fiesta en la calle, que se lleva a cabo al finalizar el concurso y dura una semana.

Precisamente, con la celebración en las calles, es como se comenzó este festejo, en el siglo XV en Cádiz.

coac-2017-carnaval-de-cadiz-2017

Esta ciudad era un importante puerto en el que desembarcaron comerciantes de todo el mundo. Los genoveses son  a quienes se les atribuye la correlación de esta celebración debido a  las similitudes con el carnaval italiano.

No obstante, hay quien dice que el carnaval procede de la antigua fiesta  de origen romano, las Saturnales. Celebración en la que se caricaturizaban personajes y donde eran frecuentes las bromas, acompañado de un gran banquete en el que disfrutaban hasta los esclavos.

No obstante, la fiesta gaditana comenzó con unas agrupaciones que realizaron actuaciones callejeras, no oficiales, por lo tanto no estaban reguladas ni tenían alguna limitación en sus actuaciones hasta finales del siglo XIX, cuando surge el concurso primitivo.

Esta fiesta cobró tal importancia en la cultura de la ciudad que desde 1965 es  Fiesta de Interés Turístico.

Hoy en día, existe un concurso oficial de agrupaciones de carnaval que se realiza en el Gran Teatro Falla durante un mes. Aunque en varias localidades de España se realizan concursos paralelos de menor relevancia.

Hay cuatro posibles agrupaciones: coro con entre 30 y 40 componentes, comparsa (existente desde 1960), chirigotas con letras cuyo objetivo principal es el humor y, por último, el cuarteto.

Estas agrupaciones entonan coplas divididas en pasodobles,  tangos, parodias, cuplés, estribillos y popurrís, que son los que vienen más cargados de humor y los que más trascendencia tienen en el público.

Los carnavales son un mes en el que además de la libertad de expresión, oral y corporal, nos permite disfrutar de brillantes actuaciones y de una fiesta en la calle. Y como no podía ser de otra forma, la fiesta también tiene sus representantes gastronómicos.

Al realizarse previo a la época de cuaresma, las personas celebran con alegría no solo en calles y teatros, sino también con la comida.

Endulzando con postres que nos dan energía por las mañanas, o nos ayudan dulcificar las tardes frías del invierno.

Dulces que marcan el final del invierno y que anuncian el comienzo de la Cuaresma.

En Córdoba predominan los pestiños y en Andalucía son conocidísimos los buñuelos de viento, las rosquillas, la cuajada de carnaval, las torrijas y la Leche frita (estas dos últimas, sobretodo, en Semana Santa).

En otras regiones de España como en Castilla-La Mancha podemos encontrar las flores fritas y en Galicia Las orejas de carnaval o las Filloas.

Las tortillas de Carnaval de gran Canarias y Los bollos de Carnaval de la región de Zamora.

El denominador común de estas recetas es la harina y el huevo, aunque cada una tiene distinta preparación e ingredientes que varían su sabor.

Desde Bodegas Mezquita os animamos a vivir esta fiesta tradicional y a disfrutar de sus dulces.