El Flamenquín Cordobés, es un empanado que se hace en forma de rulo envolviendo la carne con el jamón, a diferencia del San Jacobo.

No se sabe con exactitud de donde proviene su nombre, pero se cuenta que lo recibió por su color, rubio como los flamencos que llegaron acompañando al emperador Carlos V (color dado por el rebozado con huevo batido). Sus componentes originales fueron el escalope de ternera cortado muy fino y relleno de jamón serrano y rebozado con huevo y pan rallado. Con el tiempo, el escalope de ternera ha sido sustituido en la mayoría de locales por filete de cerdo o de pollo.

Los puedes encontrar rellenos de chorizo, de huevo duro, de pimientos, de setas e incluso de langostinos, pero si quieres el original, a continuación te dejamos la receta:

Ingredientes:

  • 200 gr Cinta de Lomo
  • 100 g Jamón
  • 100 g Tocino ibérico
  • 1 Huevo
  • Pan rallado
  • Harina
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

Se aplastan lo más finamente posible los filetes, se extienden y rellenan con tiras de jamón y tocino ibérico. Se enrollan y primero se pasan por harina, a continuación, por huevo y por último pasarlos por el pan rallado. Para terminar, se fríen en abundante aceite de oliva. Los flamenquines se pueden servir acompañados de patatas fritas, ensalada o mahonesa.

 

Por supuesto, no podía ser otro que “El flamenquín Cordobés”, el  plato ganador por Andalucía en el concurso “lo mejor de España” organizado por la Nevera Roja, con un 25% de los votos.

 

Desde Bodegas Mezquita te invitamos a probar uno de los platos estrella de Córdoba.