La tortilla de patatas. Quién no conoce este simple pero delicioso manjar, tan típico de nuestra cultura española. Al contrario que otros platos regionales, la tortilla de patatas se elabora siguiendo la misma receta en toda la geografía española. A todo el mundo le encanta, y solo uno de sus ingredientes divide a la población en dos bandos irreconciliables: “los concebollistas” y los “sincebollistas”; aunque todos están de acuerdo en una cosa, la mejor tortilla es la materna.

Pero, ¿cuál es el origen del plato estrella de la gastronomía española? Hay diversas teorías que se han ido formando a lo largo del tiempo, pero es en 2008 se da con la teoría que podría aclarar el misterio de su origen.

La patata se cultivaba para elaborar un pan agradable al paladar que aguantaba varios días frescos. Fue en Robledo de la Serena (Badajoz) donde José de Tena Godoy y el marqués de esta ciudad elaboraron una receta de pan de patatas, que incluía agua, sal levadura y harina de trigo. Las señoras del pueblo, al ver la masa la calificaron de “fruta de sartén”, originando así la idea que llevaría a la tortilla de patatas que conocemos hoy día.

La pobreza y el hambre obligaron a las mujeres de la época a inventar, y para alargar las tortillas (por aquel entonces sólo de huevo) le añadían patatas cocidas, mucho más baratas. No fue hasta principios del siglo XIX cuando esta receta empezó a popularizarse también entre los estamentos más ricos y se convirtió en el alimento español por excelencia.

Ahora que ya conocéis el origen de este tesoro dorado, solo nos queda compartir con vosotros nuestra receta de tortilla de patatas clásica para que decidáis si realmente merece la fama que tiene.

 

Ingredientes para una tortilla:

  • 1 kilo de patatas
  • 2  cebollas
  • 10 huevos
  • Sal
  • 0,5 L de aceite de oliva virgen extra

 

Elaboración:

  • Confitar la cebolla cortada en brunoise a fuego lento hasta que esté bien tierna y escurrir.
  • Cortar las patatas en dados y ponerlas en aceite a 160 ºC. Dejar freír durante 4 minutos, después bajar la temperatura y dejarlas hasta que estén blandas. Escurrir, sazonar en caliente y dejar enfriar a temperatura ambiente.
  • Batir los huevos y mezclar con las patatas y la cebolla.
  • Añadir la mezcla a una sartén con un poco de aceite y dejar dorar a fuego lento. Una vez que esté dorada, dar la vuelta y dorar el otro lado.

 

¡Y ya tenemos nuestra tortilla hecha! Como veis, en Bodegas Mezquita somos concebollistas, pero podéis añadir o quitar este ingrediente, dejar la tortilla más o menos cuajada, e incluso añadirle otras verduras como tomate o berenjena.

 

¡Desde Bodegas Mezquita os animamos a que experimentéis!

 

¡Buen provecho!